Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

sábado, 25 de marzo de 2017

Una cosita

Hay una cosita. Un destemple, un dolorcito, un sueño sostenido, una pena, un temor, un recuerdo, un escalofrío, un tropezón, un ataque de tos, un dolor de cabeza, un llanto amordazado, una canción, una mirada, una carencia, una ilusión que se aleja, una ausencia.

El sonido olvidado de una risa, el gesto torcido de un rostro apretado, un cortocircuito, una preocupación a plazo fijo, el invierno tras la ventana, la llamada ignorada, las cosas fuera de sitio, un grito, unos minutos robados, una conversación sin interés, el Mediterráneo, Trump, el sentido.

Una piedra en mi zapato, un pendiente sin tuerca, una cremallera que se abre sola, las llaves olvidadas en la puerta, la pluma sin tinta, los plazos, las noticias, la varilla quebrada del paraguas, un no que no se entiende, un no que no se defiende, un sí  sin convicción, una puerta invisible donde haga lo que haga, se me ve.

No hay comentarios: