Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

sábado, 31 de mayo de 2014

Aire por todas partes

31 de mayo y parecía que no iba a llegar nunca! Llego a este fin de mes bajo mínimos físicos pero con máximos históricos de satisfacción. Han sido unas semanas intensas de poner todo lo que soy y siento al servicio de las causas que me revuelven y mueven.

Todo ha salido bien! A Cañete le salió el tiro por la culata y después de desmerecer las propuestas políticas de los partidos pequeños no le ha quedado más remedio que ponerse a hablar de Podemos, como todo quisqui. Primavera Europea (con ella mi pequeño partido) consiguió su escaño en Europa y las Doce Miradas el miércoles pasado cumplimos un año, rodeadas de gente que nos sostiene el proyecto y lo empuja con su complicidad y compromiso con la igualdad.

Ocupada en estas tareas de participación social veo cumplirse el mes de mayo con esa sensación tan habitual en mí de no poder con la vida. Pero luego resulta que sí puedo. Porque hay montones de cosas que me mueven y me arriman los zapatos a los pies para que arree.

En meses como éste que termina, la tentación de replantearme la vida, de revisar mis compromisos y de medir mis fuerzas se pasea ante mis ojos como un anticiclón cálido, con lo que a mí me gustan.

En este punto estaba: valorando si pisar el pedal del freno a poquitos o si tirar con energía del de mano y regodearme con ese arrastre y el sonido de ese raca! que me devuelva la paz. Quizás ahora que empieza un nuevo mes sea el momento de hacer listado de pros y contras.

Justo ayer, mi amiga Clara Arteta me descubrió esta canción que es lo más parecido a un "Ya sé yo mis cosas" que yo me he encontrado por el YouTube. Es cierto que la canción habla más de un revolverse contra la hoja de ruta que se nos pone delante de los ojos a las chicas. Pero me adapto el tema y me agarro a ese mensaje: "me mueve el aire" y "que me dejen a mi aire que yo sé por dónde voy". Porque al final a mí lo que me pasa es eso: que aunque a veces me fallen las fuerzas y mi entusiasmo se resienta, llega una ráfaga de ese montón de vientos que están soplando con fuerza... y me mueven. Y, a fin de cuentas -y esto no es nuevo- "ya sé yo mis cosas".
Vamoooooos! Ahí os dejo la canción.